jueves, 10 de abril de 2014

Gabriel Ferrater. Si puedo












Si puedo

Alguna cosa ha entrado
en un poema que sé
que he de escribir, y no
sé cuándo, cómo o qué
querrá expresar. Si puedo
lo guiaré hacia ti.
Que diga tus cabellos
o la escama de sol
que te tiembla en la uña.
Pero quizá no siempre
tendré del todo en cuenta
lo que ahora veo en ti.
He oído el son oscuro
de algo que se me cae
a un pozo. Cuando flote,
¿sabré reconocer
que viene de este instante?

Gabriel Ferrater



Si puc

Alguna cosa ha entrat
dins algun vers que sé
que podré escriure, i no
sé quan, ni com, ni què
s’avindrà a dir. Si puc
te’l duré cap a tu.
Que digui els teus cabells
o l’escata de sol
que et tremola a aquesta ungla.
Però potser no sempre
tindré del tot present
el que ara veig en tu.
He sentit el so fosc
d’una cosa que em cau
dins algun pou. Quan suri,
he de saber conèixer
que ve d’aquest moment?

Gabriel Ferrater

Para escuchar el poema leído por Solar del Bruto. Pincha aquí

FERRATER, Gabriel. Mujeres y días. -- Barcelona : Seix Barral, 1979

Excelente documental en los Imprescindibles de RTVE sobre Ferrater




Jaime Gil de Biedma. Pandémica y celeste






PANDÉMICA Y CELESTE

                                        quam magnus numerus Libyssae arenae
                                        aut quam sidera multa, cum tacet nox,
                                        furtiuos hominum uident amores.
                                                      Catulo, VII

Imagínate ahora que tú y yo
muy tarde ya en la noche
hablemos hombre a hombre, finalmente.
Imagínatelo,
en una de esas noches memorables
de rara comunión, con la botella
medio vacía, los ceniceros sucios,
y después de agotado el tema de la vida.
Que te voy a enseñar un corazón,
un corazón infiel,
desnudo de cintura para abajo,
hipócrita lector -mon semblable,-mon frère!

Porque no es la impaciencia del buscador de orgasmo
quien me tira del cuerpo hacia otros cuerpos
a ser posiblemente jóvenes:
yo persigo también el dulce amor,
el tierno amor para dormir al lado
y que alegre mi cama al despertarse,
cercano como un pájaro.
¡Si yo no puedo desnudarme nunca,
si jamás he podido entrar en unos brazos
sin sentir -aunque sea nada más que un momento-
igual deslumbramiento que a los veinte años !

Para saber de amor, para aprenderle,
haber estado solo es necesario.
Y es necesario en cuatrocientas noches
-con cuatrocientos cuerpos diferentes-
haber hecho el amor. Que sus misterios,
como dijo el poeta, son del alma,
pero un cuerpo es el libro en que se leen.

Y por eso me alegro de haberme revolcado
sobre la arena gruesa, los dos medio vestidos,
mientras buscaba ese tendón del hombro.
Me conmueve el recuerdo de tantas ocasiones...
Aquella carretera de montaña
o los bien empleados abrazos furtivos
y el instante indefenso, de pie, tras el frenazo,
pegados a la tapia, cegados por las luces.
O aquel atardecer cerca del río
desnudos y riéndonos, de yedra coronados.
O aquel portal en Roma -en vía del Balbuino.
Y recuerdos de caras y ciudades
apenas conocidas, de cuerpos entrevistos,
de escaleras sin luz, de camarotes,
de bares, de pasajes desiertos, de prostíbulos,
y de infinitas casetas de baños,
de fosos de un castillo.
Recuerdos de vosotras, sobre todo,
oh noches en hoteles de una noche,
definitivas noches en pensiones sórdidas,
en cuartos recién fríos,
noches que devolvéis a vuestros huéspedes
un olvidado sabor a sí mismos!
La historia en cuerpo y alma, como una imagen rota,
de la langueur goûtée à ce mal d’être deux.
Sin despreciar
-alegres como fiesta entre semana-
las experiencias de promiscuidad.

Aunque sepa que nada me valdrían
trabajos de amor disperso
si no existiese el verdadero amor.
Mi amor,
íntegra imagen de mi vida,
sol de las noches mismas que le robo.

Su juventud, la mía,
-música de mi fondo-
sonríe aún en la imprecisa gracia
de cada cuerpo joven,
en cada encuentro anónimo,
iluminándolo. Dándole un alma.
Y no hay muslos hermosos
que no me hagan pensar en sus hermosos muslos
cuando nos conocimos, antes de ir a la cama.

Ni pasión de una noche de dormida
que pueda compararla
con la pasión que da el conocimiento,
los años de experiencia
de nuestro amor.
Porque en amor también
es importante el tiempo,
y dulce, de algún modo,
verificar con mano melancólica
su perceptible paso por un cuerpo
-mientras que basta un gesto familiar
en los labios,
o la ligera palpitación de un miembro,
para hacerme sentir la maravilla
de aquella gracia antigua,
fugaz como un reflejo.

Sobre su piel borrosa,
cuando pasen más años y al final estemos,
quiero aplastar los labios invocando
la imagen de su cuerpo
y de todos los cuerpos que una vez amé
aunque fuese un instante, deshechos por el tiempo.
Para pedir la fuerza de poder vivir
sin belleza, sin fuerza y sin deseo,
mientras seguimos juntos
hasta morir en paz, los dos,
como dicen que mueren los que han amado mucho.

Jaime Gil de Biedma

Para escuchar el poema leído por Solar del Bruto. Pincha aquí

Gil de Biedma, Jaime. Las personas del verbo. -- Barcelona : Barral editores, 1978
(Insulae Poetarum)




jueves, 27 de marzo de 2014

Octavio Paz. Semillas para un himno. En el centenario de su nacimiento.






Semillas para un himno

Infrecuentes (pero también inmerecidas)
Instantáneas (pero es verdad que el tiempo no se mide
Hay instantes que estallan y son astros
Otros son un río detenido y unos árboles fijos
Otros son ese mismo río arrasando los mismos árboles)
Infrecuentes
            Instantáneas noticias favorables
Dos o tres nubes de cristal de roca
Horas altas como la marea
Estrépito de plumas blancas en el cielo nocturno
Islas en llamas en mitad del Pacífico
Mundos de imágenes suspendidos de un hilo de araña
Y entre todos la muchacha que avanza partiendo en dos las altas aguas
Como el sol la muchacha que se abre paso como la llama que avanza
Como el viento partiendo en dos la cortina de nubes
Bello velero femenino
Bello relámpago partiendo en dos al tiempo
Tus hombros tienen la marca de los dientes del amor
La noche polar arde
Infrecuentes
            Instantáneas noticias del mundo
(Cuando el mundo entreabre sus puertas y el ángel cabecea a la entrada del jardín)
Nunca merecidas
            (Todo se nos da por añadidura
En una tierra condenada a repetirse sin tregua
Todos somos indignos
Hasta los muertos enrojecen
Hasta los ciegos deletrean la escritura del látigo
Racimos de mendigos cuelgan de las ciudades
Casas de ira torres de frente obtusa)
Infrecuentes
            Instantáneas
No llegan siempre en forma de palabras
Brota una espiga de unos labios
Una forma veloz abre las alas
                                   Imprevistas
Instantáneas
Como en la infancia cuando decíamos «ahí viene un barco cargado de...»
Y brotaba instantánea imprevista la palabra convocada
            Pez
                        Álamo
                                   Colibrí
Y así ahora de mi frente zarpa un barco cargado de iniciales
Ávidas de encarnar en imágenes
                                                           Instantáneas
Imprevistas cifras del mundo
La luz se abre en las diáfanas terrazas del mediodía
Se interna en el bosque como una sonámbula
Penetra en el cuerpo dormido del agua

Por un instante están los nombres habitados.

Octavio Paz

Para escuchar el poema pincha aquí 
Poema leído por Librería Solar del Bruto.

PAZ, Octavio. Obra poética I, 1935-1970 / Octavio Paz. -- Barcelona :
Círculo de Lectores, 1996 
84-226-3503-8 (I) 

10 textos para comprender el pensamiento de Octavio Paz
Octavio Paz en el Instituto Cervantes


 

martes, 25 de marzo de 2014

Encuadernación con papel al engrudo y tela

Encuadernación: 
Lomo en tela y papel al engrudo tintado por nosotros

Tarifa: 12 €   Precio para libros hasta 23 cm. de alto.
           15 €     "         "         "     hasta 30 cm. de alto.  
           18 €     "         "         "     hasta 40 cm. de alto.    

Incluye las guardas también envejecidas para que no desentonen.
                
   

Contactar con: Librería Solar del Bruto
Teléfono: 968 202349 

Arreglo cubierta con papel al engrudo


Arreglo de cubierta con papel al engrudo, tintado por nosotros. Puntas de tela negra.

Tarifa: 10 €   Precio para libros hasta 23 cm. de alto.
            13 €     "         "         "     hasta 30 cm. de alto.  
            15 €     "         "         "     hasta 40 cm. de alto.    

Si hay que colocar las guardas, también tintadas, se encarece en 3 € más.


Antes                                                                 Después

jueves, 13 de marzo de 2014

LUIS ROSALES. La pregunta





 

La pregunta

Estoy pensando en el misterio de que unas cuantas palabras
unidas puedan formar una pregunta;
una pregunta que en el momento mismo de nacer,
recién nacida,
pueda abarcar la vida entera:
las ciudades que están expedientadas,
los trenes despidiéndose con cierto aire de orgasmo,
la prensa eyaculada y matutina,
las canciones, las mieses y los hombres.
El misterio comienza cuando algunas palabras que se bastan a sí mismas
llegan a ser una pregunta,
esto es: una niñez,
una niñez eterna
que liga el mundo con nosotros
igual que una bisagra donde se junta el cielo con la tierra,
la palabra y su sombra de dominio,
lo natural, que duele, con su vasto silencio circundante.
Pero, además, estoy pensando que una pregunta sigue viviendo,
sigue siendo pregunta después de contestada
como un paisaje de Van Gogh sigue siendo paisaje
encerrado y enterrado en su marco,
sigue siendo anterior a la tierra,
sigue haciéndose tierra todavía.
Y estoy pensando, finalmente, que la pregunta es inextinguible
por lo que tiene de esperanza,
y que acaso algún día con lluvia en los cristales
se acercará Luis Cristóbal a mí;
se acercarán a mí sus quince años,
desde todas sus horas,
desde todos sus días,
como los chopos, cuando el viento los mueve, muestran alegremente
todas sus hojas a la vez,
se acercarán a mí para decirme de palabra en palabra:
¿Conociste a Azorín?

Luis Rosales
 
Pinche para escuchar el poema.
 
ROSALES, Luis. Obras completas. I Poesía. -- Madrid : Trotta, 1996
ISBN: 9788481641134
 
 
Entrevista después del Cervantes
 
 

 

jueves, 27 de febrero de 2014

VALERIO MAGRELLI










Valerio Magrelli



Y la grieta en la taza abre un sendero
a la tierra de los muertos.
W. H. Auden

...como cuando una grieta atraviesa
una taza.
R. M. Rilke


De ti recibo esta taza
roja para brindar por mis días
uno a uno
en las mañanas pálidas, las perlas
del largo collar de la sed.
Y si se cae y se rompe, abatido
yo, por la pena,
pensaré en repararla,
para proseguir los ininterrumpidos besos.
Y cada vez que el asa
o el borde se resquebrajen
volveré a pegarlos
hasta que mi amor haya recompuesto
la obra dura y lenta del mosaico.
                 ~
Desciende por el declive
cándido de la taza
por el interior cóncavo
y brillante, semejante al rayo,
la grieta,
negra, fija,
signo de una tormenta
que continúa tronando
sobre el paisaje sonoro,
de esmalte

Valerio Magrelli
Traducción de Carmen Romero

Si quieres escuchar el poema. Poema leído por Solar del Bruto

MAGRELLI, Valerio. Vetas y naturalezas. -- Madrid : Visor, 1997
(Colección Visor de Poesía ; 372)

Más sobre Magrelli
Un texto ilustrativo
Algunos poemas



E la crepa nella tazza apre un sentiero
alla terra dei morti.
W. H. Auden

...come quando una crepa attraversa
una tazza.
R. M. Rilke

Ricevo da te questa tazza
rossa per bere ai miei giorni
uno ad uno
nelle mattine pallide, le perle
della lunga collana della sete.
E se cadrá rompendosi, distrutto,
io, dalla compassione,
penseró a ripararla,
per proseguire i baci ininterrotti.
E ogni volta che il manico
o l'orlo si incrineranno
tornerò a incollarli
finché il mio amore non avrà compiuto
l'opera dura e lenta del mosaico.
                   ~
Scende lungo il declivio
candido della tazza
lungo l'interno concavo
e luccicante, simile alla folgore,
la crepa,
nera, fissa,
segno di un temporale
che continua a tuonare
sopra il paesaggio sonoro,
di smalto.

Valerio Magrelli













jueves, 30 de enero de 2014

JOSÉ EMILIO PACHECO. Carta a George B. Moore en defensa del anonimato






CARTA A GEORGE B. MOORE EN DEFENSA DEL ANONIMATO


No sé por qué escribimos, querido George.
Y a veces me pregunto por qué más tarde
publicamos lo escrito. Es decir, lanzamos
una botella al mar, harto y repleto
de basura y botellas con mensajes.
Nunca sabremos
a quién ni adónde la llevarán las mareas.
Lo más probables que sucumba en la tempestad y el abismo.

Sin embargo, no es tan inútil esta mueca de náufrago.
Porque un domingo
usted me llama de Estes Park, Colorado,
me dice que ha leído cuanto está en la botella
(a través de los dos mares: nuestras dos lenguas)
y quiere hacerme una entrevista.
Después recibo un telegrama inmenso
(lo que se habrá gastado usted al enviarlo).
En vez de responderle o dejarlo en silencio
se me ocurrieron estos versos. No es un poema,
no aspira al privilegio de la poesía
(no es voluntaria).
Y voy a usar, así lo hacían los antiguos,
el verso como instrumento de todo aquello
(relato, carta, drama, historia, manual agrícola)
que hoy decimos en prosa.

Para empezar a no responderle,
no tengo nada que añadir a lo que está en mis poemas,
dejo a otros el comentario, no me preocupa
(si alguno tengo) mi lugar en la historia.
(Tarde o temprano a todos nos espera el naufragio.)
Escribo y eso es todo. Escribo: doy la mitad del poema.
Poesía no es signos negros en la página blanca.
Llamo poesía a ese lugar del encuentro
con la experiencia ajena. El lector, la lectora
harán o no el poema que tan sólo he esbozado.

No leemos a otros: nos leemos en ellos.
Me parece un milagro
que algún desconocido pueda verse en mi espejo.
Si hay un mérito en esto –dijo Pessoa—
corresponde a los versos, no al autor de los versos.
Si de casualidad es un gran poeta
dejará cuatro o cinco poemas válidos,
rodeados de fracasos y borradores.
Sus opiniones personales son de verdad muy poco interesantes.

Extraño mundo el nuestro: cada día
le interesan cada vez más los poetas;
la poesía cada vez menos.
El poeta dejó de ser la voz de la tribu,
aquel que habla por quienes no hablan.
Se ha vuelto nada más otro entertainer.
Sus borracheras, sus fornicaciones, su historia clínica,
sus alianzas o pleitos con los demás payasos del circo,
tienen asegurado el amplio público
a quien ya no hace falta leer poemas.

Sigo pensando
que es otra cosa la poesía:
una forma de amor que sólo existe en silencio,
en un pacto secreto entre dos personas,
de dos desconocidos casi siempre.
Acaso leyó usted que Juan Ramón Jiménez
pensó hace mucho tiempo en editar una revista.
Iba a llamarse “Anonimato”.
Publicaría no firmas sino poemas;
se haría con poemas, no con poetas.
Y yo quisiera como el maestro español
que la poesía fuese anónima ya que es colectiva
(a eso tienden mis versos y mis versiones).
Posiblemente usted me dará la razón.
Usted que me ha leído y no me conoce.
No nos veremos nunca pero somos amigos.
Si le gustaron mis versos
qué más da que sean míos/ de otros/ de nadie.
En realidad los poemas que leyó son de usted:
Usted, su autor, que los inventa al leerlos.

Jose Emilio Pacheco
De: "Los trabajos del mar" (1983)

Poema leído por Solar del Bruto

Más sobre el poeta. Instituto Cervantes

Lecturas imprescindibles según Benito Taibo

Noticia de El País sobre su muerte.

viernes, 24 de enero de 2014

Encuadernación



Encuadernación: Tapas y guardas envejecidas

Tarifa: 12 €   Precio para libros hasta 23 cm. de alto.
           15 €     "         "         "     hasta 30 cm. de alto.  
           18 €     "         "         "     hasta 40 cm. de alto.    


Antes


Después





***********************************

Antes



                                                  


 


Después




   

Contactar con: Librería Solar del Bruto
Teléfono: 968 202349

Lomo nuevo en tela


Lomo nuevo en tela

Tarifa: 8 € (aprox. hay que valorar el caso)






 


 


Teléfono: 968 202349

Pegado simple del lomo

Pegado simple del lomo

Tarifa: 3 € (precio aprox. hay que valorar cada caso)

















Contactar con: Librería Solar del Bruto
Teléfono: 968 202349

Limpieza de lomo y ajuste de guardas


Limpieza de lomo y ajuste de guardas

Tarifa: 5 € (precio aprox. hay que valorar cada caso).











                Antes



















                    Después


Guardas


Contactar con: Librería Solar del Bruto
Teléfono: 968 202349


jueves, 16 de enero de 2014

Encontrados Cuatro manuscritos inéditos de Rosalía de Castro



El descubrimiento coincide con el 150 aniversario de la publicación de 'Cantares Gallegos'




A su muerte, en 1885, Rosalía de Castro mandó a sus hijas quemar todos sus manuscritos, orden que ellas cumplieron con diligencia (ganándose, cuando Manuel Murguía volvió a casa y advirtió el montón de cenizas humeantes, la recriminación paterna: “¡Habéis quemado la gloria de ella y la fortuna vuestra!”). Esto hace más valiosos los hallazgos de dos grupos de papeles autógrafos de la escritora. En el primero se encontró un poema inédito en gallego y en el segundo el anuncio de lo que sería su último libro, que se iba a titular Postrimerías,y tres poemas hasta ahora desconocidos. Los manuscritos fueron presentados este mediodía en la sede de la Real Academia Galega (RAG), una ocasión que su presidente, Xesús Alonso Montero definió como “día grande para el rosalianismo universal”. Desde entonces pueden verse en la página web de la institución.

Curiosamente, los manuscritos estaban en los propios archivos de la RAG, procedentes de la Biblioteca Municipal de A Coruña. Formaban parte del legado de Manuel Murguía que el alcalde de la ciudad en los años 20, Manuel Casás, después presidente de la Academia, le pidió a Gala Murguía de Castro. El cronista oficial de A Coruña y archivero de la RAG, Juan Naya, los editó en 1953 con el título Inéditos de Rosalía de Castro. En aquel libro, hace 60 años, fue donde apareció el último inédito de la poeta. “Si se les escaparon primero a Murguía y después a Naya y todos los estudiosos posteriores fue seguramente porque al estar entre copias de cantares populares, debió pasar por una más”, aseguró el secretario de la RAG, Henrique Monteagudo.
El hallazgo se produjo, informó Monteagudo, al intentar reunir en un álbum digital todos los manuscritos rosalianos dispersos en varias colecciones, públicas y privadas (entre estas, según resaltó y agradeció Alonso Montero, la del exalcalde coruñés “y gran bibliófilo” Francisco Vázquez). El poema –o más bien un esbozo- en gallego, “Dinche o corazón na man”¸ es un diálogo de enamorados con un esquema de estrofas parecido a “Adiós ríos, adiós fontes”.

Los textos en castellano, según señaló por Skype desde Barcelona –“después de mantener una lucha con el sistema de embarque del aeropuerto esta mañana, no pudo asistir”, justificó Alonso Montero- María Xesús Lama, investigadora y profesora de la Universidad de Barcelona son tres manuscritos. Uno con copia de poemas pertenecientes aEn las orillas del Sar, que todo indica que estaban destinados a ser publicados en la revista La Ilustración Cantábrica, otro con un poema incluido (por Murguía) en la segunda edición de En las orillas del Sar y el tercero, un pliego que contiene más poemas incluidos en esta segunda edición y los tres inéditos. El pliego está encabezado por la frase: “Rosalía. Del tomo inéditoPostrimerías”. “El tono desesperanzado y la familiaridad con la muerte parecen indicar que se trata de composiciones de los últimos meses, pero que formaban parte de un proyecto para publicar un nuevo libro, que la autora era consciente que sería el postrero”, aseguró Lama.
“Este descubrimiento pone el colofón al año rosaliano [en 2013 se cumplieron 150 años de la publicación de Cantares gallegos], un año que descubrió que Rosalía está más viva que nunca”, señaló el presidente de la Fundación Rosalía de Castro, Anxo Angueira. Angueira destacó que la institución que preside había recuperado en 2013 una fotografía y una carta de la escritora, y el investigador Francisco Rodríguez descubrió en Sermos Galiza otro poema desconocido que la autora de Follas novas publicó en una revista dedicado al político progresista Salustiano Olózaga. “Hay muchas revistas en las que colaboró, y seguirán apareciendo cosas”, añadió Angueira. El colofón sorpresa lo puso sin embargo el presidente Alonso Montero: “Estamos a la espera de acontecimientos de gran magnitud. En Santiago, una determinada familia tiene un libro inédito de Rosalía, posiblemente Historia de mi abuelo, que está perdido. Recuperarlo sería un acontecimiento mayúsculo”.


Noticia recogida a través de el diario El País

miércoles, 15 de enero de 2014

Muere el poeta Juan Gelman a los 83 años





El poeta argentino Juan Gelman Burichson (Buenos Aires, 3 de mayo de 1930) ha fallecido este martes en Ciudad de México, donde vivía desde 1988.
Gelman era una voz imprescindible en la literatura en español del último medio siglo, que ha influido en varias generaciones de escritores, poetas y lectores y, por su compromiso político, constituye un referente en la lucha contra los regímenes dictatoriales.
Hijo de emigrantes judíos ucranianos, se enamoró de la poesía con los versos de Pushkin en ruso que recitaba su hermano, y que él no comprendía, y escribió a los 11 años sus primeros poemas para sus amores de barrio de su Buenos Aires natal.
Años de militancia
Estudió en el Colegio Nacional Buenos Aires. Aún adolescente ingresó a la Federación Juvenil Comunista de Argentina. Estudió Química en la Universidad de Buenos Aires pero abandonó los estudios para dedicarse solamente a la escritura.
En 1955, junto con varios compañeros de la juventud comunista, funda el grupo de poesía El pan duro con el proposito de autopublicar libros de poesía mediante la venta anticipada y recitales de barrio: deciden que su primera publicación sea una obra de Gelman: Violín y otras cuestiones.
Es así que Gelman conoce a Raúl González Tuñón, el poeta consagrado más importante y admirado por el grupo: más adelante, los miembros de El pan duro fundarán una revista y elegirán como propio sello editorial el titulo del libro de Tuñón La rosa blindada.
Exilio y drama
Por su actividad periodística y política vivió en el exilio entre 1975 y 1988, residiendo alternativamente en Roma, Madrid, Managua, París, Nueva York y México. Durante su ausencia de Argentina llega a estar condenado a muerte por la dictadura y sufre muy de cerca el drama de los “desaparecidos”.
El 26 de agosto de 1976 fueron secuestrados sus hijos Nora Eva (19 años) y Marcelo Ariel (20 años), junto a su nuera María Claudia Irureta Goyena (19 años), quien se encontraba embarazada de siete meses. Su hijo y su nuera desaparecieron, junto a su nieta nacida en cautiverio. En 1978 Gelman supo a través de la Iglesia Católica que su nuera había dado a luz, sin poder precisar dónde ni el sexo.
El 7 de enero de 1990 el Equipo Argentino de Antropología Forense identificó los restos de su hijo Marcelo, encontrados en un río de San Fernando (Gran Buenos Aires) dentro de un tambor de grasa lleno de cemento. Había sido asesinado de un tiro en la nuca.
La nieta de Gelman, de nombre Andrea (Andreíta la menciona el poeta en varios poemas) fue encontrada y Gelman pudo reunirse con ella. Luego de verificar su identidad, la joven decidió tomar los apellidos de sus verdaderos padres, para llamarse María Macarena Gelman García.
Extensa obra

Gelman consigue un estilo particular partiendo de un realismo crítico y del intimismo. Son constantes en su poesía la presencia de la cotidianeidad, el tono político, la denuncia y la indignación ante la injusticia.
Su extensa obra abarca, entre otros títulos, Gotán (1956, 1962, 1996), Cólera buey (1965, 1994), Los poemas de Sidney West (1969, 1995), Fábulas (1971), Hechos y relaciones (1980), Si dulcemente (1980), Citas y comentarios (1982), Hacia el Sur (1982), La juntaluz (1985), Composiciones (1986), Anunciaciones (1988), Interrupciones 1 (1988, 1998), Interrupciones 2 (1988, 1998), Carta a mi madre (1989), Salarios del impío (1993), Dibaxu (1995), Incompletamente (1997), Valer la pena (2001), De atrásalante en su porfía (2009) y El emperrado corazón amora (2011).
Fue honrado con, entre otros galardones, el Premio Nacional de Poesía de Argentina 1997, el Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo 2000, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana 2005, el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda 2005, el Premio Cervantes de Literatura 2007 o el Premio Leteo 2012. Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés, alemán, italiano, flamenco, sueco, checo, turco, japonés, chino, portugués y tagalo.

Noticia de hoyesarte

Juan Gelman. Final.




FINAL

Ha muerto un hombre y están juntando su sangre en
cucharitas,
querido juan, has muerto finalmente.
De nada te valieron tus pedazos
mojados en ternura.

Cómo ha sido posible
que te fueras por un agujerito
y nadie haya ponido el dedo
para que te quedaras.

Se habrá comido toda la rabia del mundo
por antes de morir
y después se quedaba triste triste
apoyado en sus huesos.

Ya te abajaron, hermanito,
la tierra está temblando de ti.
Vigilemos a ver dónde brotan sus manos
empujadas por su rabia inmortal.

Juan Gelman
De "Gotán. Cuba Sí"

Poema leído por Solar del Bruto

GELMAN, Juan. Obra poética /Juan Gelman. -- Buenos Aires :
Corregidor, 1975



Acceso a la página oficial de Juan Gelman

Toda la bibliografía.


Acceso a la librería Solar del Bruto









jueves, 2 de enero de 2014

ROQUE DALTON. Para un mejor amor.






PARA UN MEJOR AMOR


El sexo es una categoría política.
                                Kate Millet


Nadie discute que el sexo
es una categoría en el mundo de la pareja:
de ahí la ternura y sus ramas salvajes.

Nadie discute que el sexo
es una categoría familiar:
de ahí los hijos,
las noches en común
y los días divididos
(él, buscando el pan en la calle,
en las oficinas o en las fábricas;
ella, en la retaguardia de los oficios domésticos,
en la estrategia y la táctica de la cocina
que permitan sobrevivir en la batalla común
siquiera hasta el fin del mes).

Nadie discute que el sexo
es una categoría económica:
basta mencionar la prostitución,
las modas,
las secciones de los diarios que sólo son para ella
o sólo son para él.

Donde empiezan los líos
es a partir de que una mujer dice
que el sexo es una categoría política.

Porque cuando una mujer dice
que el sexo es una categoría política
puede comenzar a dejar de ser mujer en sí
para convertirse en mujer para sí,
constituir a la mujer en mujer
a partir de su humanidad
y no de su sexo,
saber que el desodorante mágico con sabor a limón
y jabón que acaricia voluptuosamente su piel
son fabricados por la misma empresa que fabrica el napalm,
saber que las labores propias del hogar
son las labores propias de la clase social a que pertenece ese hogar,
que la diferencia de sexos
brilla mucho mejor en la profunda noche amorosa
cuando se conocen todos esos secretos
que nos mantenían enmascarados y ajenos.

Roque Dalton.

Puedes escuchar el poema leído por: Solar del Bruto

DALTON, Roque. Antología poética / Roque Dalton ;
selección de Mario Benedetti. -- Madrid : Visor,
8475224369



Roque Dalton Archivo digital

Sobre Dalton y su obra: Daltónicos


En Facebook


Acceso a la librería Solar del Bruto





jueves, 26 de diciembre de 2013

VASKO POPA. Obra completa en Vaso Roto Ediciones




CUENTO SOBRE UN CUENTO

Había una vez un cuento

Terminaba
Antes de empezar
Y empezaba
Después de terminar

Sus héroes entraban ahí
Después de morir
Y de ahí salían
Antes de nacer

Sus héroes hablaban
De algún país de algún cielo
Hablaban de todo

Solo no hablaban
De lo que ellos mismos ignoraban
Que solo eran héroes de un cuento

De un cuento que termina
Antes de empezar
Y empieza
Después de terminar

Vasko Popa

Versión de Dubravka Suznjevic

Poema leído por Solar del Bruto

POPA, Vasko. El cansancio ajeno : poesía completa / Vasko Popa ;
traducción de Dubravka Suznjevic. -- Madrid ; México : Vaso Roto
Ediciones, 2012      (Esenciales Poesía ; 5)




Ve y abre la puerta, más sobre la obra completa de Popa, que publicó el año pasado Vaso Roto Ediciones

La UAM y su Difusión Cultural

Acceso a la Librería Solar de Bruto